Street Sharks – Serie de TV y juguetes

La premisa de Street Sharks era clara: tiburones antropomóficos, hipertrofiados y muy molones que luchaban contra el mal. Un argumento así solo podía triunfar en los 90, de modo que la propuesta se hizo realidad. La combinación de grandes músculos y mandíbulas arrasó entre los impresionables jóvenes y, rápidamente, Street Sharks se convirtió en todo un éxito. ¿Quiéres saber más? Pues quédate en Friki Station porque hoy vamos a echar la vista atrás para recordar esta serie retro de TV así como todos los juguetes que se generaron en torno a esta ficción.

¿SABÍAS QUE EN FRIKI STATION TENEMOS NUESTRO PROPIO PODCAST?

La serie de TV

Si eras un niño en los 90 y veías esta serie en la televisión era imposible que no te gustara. Me recuerdo a mí mismo flipándolo en colores mientras veía Street Sharks en las mañanas de Megatrix (Antena 3), programa que emitían todos los fines de semana. Los protagonistas habían sido transformados en monstruos y buscaban al científico malvado que había propiciado su mutación para intentar volver a su original forma humana. Yo veía a esos tiburones con rasgos humanos, con los músculos a punto de reventar y con esa apariencia tan molona y perfecta que, a veces, llegaba a preguntarme por qué demonios querrían revertir la mutación que les había llevado a ser lo que eran.

Opening de la serie Street Sharks en español

La historia comienza con un tal Dr. Paradigma. El susodicho realiza cuestionables experimentos de manipulación genética, cosa que no gusta ni un pelo al Dr. Bolton, quien intenta destruir los frutos de la investigación de Paradigma. Sin embargo Paradigma lo detiene a tiempo, lo transforma en una monstruosidad y, como eso le parecía poco castigo, también secuestra a sus 4 hijos y los transforma en tiburones antropomórficos. No sé a vosotros, pero a mi me parece que Paradigma era un poco rencoroso y llevó demasiado lejos el tema de la venganza.

La serie de televisión de Street Sharks
¡Abrazos gratis!

La cuestión es que los 4 hermanos Bolton acaban convirtiéndose en los Street Sharks: Ripster, Jab, Streex (o Blades) y Big Slammu. Poseen un gran poder y, como diría el tío de Spiderman años más tarde, «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad». De modo que los Street Sharks deben superar una prueba de fuego, aceptar ese poder, controlarlo y utilizarlo para hacer el bien. Así es como se convirtieron en héroes.

Los héroes fueron directos a partirle la cara a su antagonista. Lucharon contra el doctor Paradigma y, en el enfrentamiento, el humano se ve afectado por una de las máquinas de su laboratorio. En la misma había ADN de piraña y Paradigma sufre una terrible mutación que lo lleva a transformarse en una piraña antropomórfica que será el contrapunto de los Street Sharks, el Doctor Piranoid.

El villano de la serie crea su propia banda y se dedica a reclutar a nuevos miembros que luchen por él. Por supuesto, todos ellos son humanos mutados con diferentes animales marinos, generando así una multitud de nuevos y peligrosos personajes de apariencias extravagantes. De esta forma, se inició una lucha entre el bien y el mal que enfrentaba a mutantes marinos antropomórficos, cosa que hizo que la serie fuera mucho más interesante y atractiva para los niños.

Los Street Sharks en la serie de tv
Los Street Sharks eran tíos duros, pero nada fotogénicos.

En resumen, la serie se emitió entre 1994 y 1996 y contó con un total de 3 temporadas entre las cuales sumaron 38 episodios. Al final de la misma se introdujeron a los Dino Vengers, grupo que más tarde tendría su propia serie (Los Extreme Dinosaurs). Además, Como extra, también estrenaron su propia película… aunque hablaremos de ella un poco más adelante.

Obviamente Street Sharks estaba influenciada por las Tortugas Ninjas (Teenage Mutant Ninja Turtles), el máximo exponente en cuanto a series de animación de animales antropomórficos se refiere. Pero, siendo sinceros, si ponemos a una tortuga ninja junto a uno de estos tiburones… Por muchas armas, muchas artes marciales, mucho caparazón y mucho cariño que le tengamos a Donatello y sus colegas, poco tienen que hacer contra esos culturistas desproporcionados de mandíbulas gigantes.

La película

Por supuesto, un producto de semejante éxito como lo era Street Sharks no podía acabar con una simple serie. Necesitaban dar un paso más y, como sucedía con muchos juguetes y series de la época, llegaron a tener su propia película.

Se tituló «Como empezó todo» y en España se distribuyó en formato VHS . Tal y como el título nos adelanta, la película nos cuenta los orígenes de los Street Sharks. Así que, una vez más, en esta película podremos ver cómo el Dr Paradigma transforma a los hermanos Bolton en tiburones mutantes y como estos se convierten en héroes.

¿Os habéis quedado con ganas de verla? Pues estáis de suerte porque, aunque sea realmente complicada de encontrar en formato físico, no es difícil hallarla en formado digital para su visualización directa. Así que os la dejo aquí mismo por si os apetece echarle un ojo.

El mensaje social y Eco de Street Sharks

Street Sharks tenía una parte muy positiva escondida detrás de todos esos bichos extravagantes, músculos hipertrofiados y luchas de mutantes. Y es que la serie trataba de transmitir un mensaje muy claro a los niños que se basaba en la protección de la comunidad (el barrio, de ahí el sombre de la banda de tiburones) y en la preservación del medio ambiente.

De hecho no era raro ver como en diferentes capítulos los Street Sharks evitaban salvajadas contra el medio ambiente. Pudimos verlos deteniendo vertidos químicos que se dirigían al mar, intentando disminuir la polución del aire e incluso educando a los demás para convencerlos de que reciclar era una acción muy positiva.

Los Street Sharks reciclando

Los muñecos de Street Shark

¿Qué fue primero el huevo o la gallina? O mejor dicho, ¿fue primero la serie de televisión o los muñecos de Street Shark? Bueno la respuesta está clara: los muñecos. La primera línea de juguetes salió a la venta en 1994 . Fue producida por la famosa empresa juguetera Mattel e incluía a los 4 hermanos Bolton. Más tarde, en el mismo año 94, la serie sería estrenada en televisión. Nuevos personajes surgieron de la trama y, con ellos, se crearon nuevas series de juguetes donde se incluyeron tanto a los villanos de la serie como a algunos de sus aliados.

Los muñecos estaban compuestos por diferentes materiales. El cuerpo y la cabeza eran de goma, lo cual les proporcionaba cierta flexibilidad que permitía que sus mandíbulas pudieran abrirse y cerrarse. Esta característica seria clave en su éxito con los niños, pues gracias a ello podíamos utilizar la boca para hacer que nuestros Street Sharks mordieran a otros de nuestros muñecos.

LAS CAMISETAS MÁS MOLONAS DE STREET SHARKS:

Las extremidades, por el contrario, eran de plástico duro. Los muñecos eran móviles en parte y, cada uno, tenía diferentes articulaciones. Ripster era capaz de dar un puñetazo lateral, a Streex y a Jab se les abría y cerraba la boca al tirarle de la aleta dorsal, Big Slammu daba un puñetazo de arriba abajo, RoX tenía la cintura móvil y movía su cuerpo como si siguiera el ritmo de la música, Moby Lick movía su lengua… En fin, que todos tenían algo que les hacía especial.

La calidad de los juguetes es muy buena. Yo mismo conservo a día de hoy a RoX, el tiburon rockero (aunque a día de hoy parece más un rastafary, pues su pelo se ha enmarañado a tope), y a pesar de toda la caña que le di durante mi infancia permanece totalmente funcional.

Cajas de la colección de Street Sharks

Sin embargo tenían un punto débil, y es que las partes de su cuerpo construidas en goma perdían parte de su pintura con el tiempo. No es raro, pues ese material se dobla y se desdobla con cada flexión y, obviamente, la pintura acaba agrietándose y desgastándose. Este es el motivo por el que es realmente complicado encontrar a día de hoy un Street Shark en perfectas condiciones.

El packaging de los Street Shark era otro de sus puntos fuertes. Cada muñeco venía embalado en una robusta caja de cartón que simulaba una prisión metálica con motivos industriales. El muñeco quedaba expuesto a través de una ventana abierta en la caja y daba la impresión de que te estabas llevando a casa una bestia mutante encerrada dentro del tanque de control de un laboratorio ultrasecreto. Sin duda, era un gran estímulo visual para un crío y no es de extrañar que solo con verlos en la tienda nuestras cabezas se pusieran a imaginar miles de historias sobre ellos.

Ahora voy a recopilar los muñecos más relevantes de la colección. Sé que la calidad de las fotos no es demasiado buena, pero es difícil encontrar cosas mejores. Aún así estoy seguro de que, si jugasteis con ellos de pequeños, un solo vistazo a estas imágenes borrosas y pixeladas pondrá en marcha vuestras neuronas y los recuerdos fluirán hasta vuestras cabezas rápidamente, generando imágenes más nítidas al momento. ¡Que los disfrutéis!

Ripster

Nos encontramos con un humano mutado con un tiburón blanco. El muñeco es capaz de dar puñetazos laterales gracias al movimiento de su cadera.

Streex / Blades

Este personaje viene completito. Es una mutación que surge después de que el genoma humano se combine con el de un tiburón toro. Va montado sobre patines y, además, posee unos guantes con cuchillas.

Jab

Sin duda este es uno de los personajes originales más llamativos. Y es que los niños lo flipábamos muy fuerte con los tiburones martillo, justo la especie con la que surge esta mutación.

Big Slammu

Debo reconocer que este fue el que menos me gustaba de todos los Street Sharks. Supongo que su rostro achatado nunca me convenció. En cualquier casa, Big Slammu procede de una mutación con un tiburón ballena y es capaz de propinar contundentes golpes descendentes con su brazo.

Moby Lick

La orca asesina con un nombre que, de una manera muy obvia, hacía un juego de palabras con la monstruosa ballena blanca de la novela de Melville y el verbo ‘lamer’ en inglés. Poseía una especie de rueda en la espalda que, al hacerla girar, movía su enorme y rugosa lengua. También podía lanzar un chorro de agua a través del orificio que tenía sobre su cabeza.

muñeco de moby lick de street sharks

Recuerdo una anécdota sobre Moby Lick. Cuando pedí a mis padres que me compraran un Street Shark (supongo que por sacar buenas notas o porque las navidades estaban cerca), quise que me compraran a Moby Lick. Sin embargo mi madre se negó en rotundo alegando que, literalmente, le daba asco la apariencia que tenía con esa gran lengua fuera de su boca. Al final acabé claudicando y dejé que me compraran a RoX.

RoX

El tiburón roquero surge del cruce genético con un marrajo (o eso es lo que dicen los rumores). Lo que es innegable es que Rox posee uno de las apariencias más llamativas de toda la colección. Sus pelos largos le dan un aspecto único y su cuerpo está articulado en la cintura para que pueda mover su torso arriba y abajo, haciendo que su melena oscile al mismo tiempo como si de una auténtica estrella de rock se tratase.

Mantaman

Este personaje se origina a través de la mezcla de ADN humano con el de una mantarraya. Formó parte de la última colección de Street Sharks allá por el año 1996, justo cuando la llama de su éxito comenzaba a apagarse. Mantaman no hace nada excepcional, con su mera apariencia y con esas especies de alas bajo sus brazos tiene suficiente. La verdad que no es de mis favoritos, pero la verdad es que enamoró a muchos fans en su época. Por cierto, ¿es cosa mía o se le da un aire a Batman? Entre lo oscuro que es el personaje, esos ojos amarillos que hacen parecer que lleva un antifaz, las alas que forman una especie de capa, esas mallas ajustadas de cuero y esos guantes negros con picos laterales… ¡Joder, si es que tiene orejas y todo! ¡Vaya descaro!

¿Vin Diesel anunciando a los Street Sharks?

La empresa juguetera que se encargó de comercializar estos magníficos productos fue Mattel, una de las más potentes del momento. Mattel se aseguró de bombardear a los niños con anuncios flipantes en los que podíamos ver a los Street Sharks haciendo todo tipo de peripecias. He aquí un claro ejemplo:

Anuncio original de Street Sharks

Y por si eso fuera poco, la empresa se encargó de contratar a una estrella emergente para anunciar a sus juguetes emblema. Como veis, Mattel no se andaba con tonterías en cuanto a promoción se refiere y sabían que necesitarían a alguien acorde al producto que querían vender. Esto quiere decir que debían mostrar a un tipo fuerte y molón… un malote que en el fondo fuera un buenazo… en fin, como os podéis imaginar, Mattel acabó contratanto a Vin Diesel.

Por aquel entonces el actor era muy joven y para nada tan conocido como ahora. ¡Y también tenía pelo!. Seguramente le pagarían una minucia comparado con el sueldo que debe cobrar a día de hoy, pero lo importante de todo esto es que gracias a Mattel, aún hay imágenes de archivo en las que podemos ver a Vin Diesel jugando con los Street Sharks como si de un chiquillo más se tratase. Mirad que carita de ilusión y felicidad:

Diferentes series de los juguetes

Voy a intentar ordenar la llegada de estos juguetes al mercado. No he encontrado una información demasiado clara al respecto, así que lo voy a hacer prácticamente de memoria. Esto quiere decir que quizás me confunda en ciertos datos, pero si es así y tienes claro datos que yo desconozco, te invito a que me corrijas en los comentarios de esta misma entrada para que, entre todos, pongamos en pie la historia de esta mítica colección de juguetes.

Los juguetes de Street Sharks llegaron en 3 series diferentes.:

Primera colección

La serie 1 de muñecos salió al mercado en 1994, antes que la serie de televisión se estrenara. Era algo más tosca que las colecciones posteriores y solo incluyó a los 4 protagonistas de la historia: Ripster, Jab, Big Slammu y Streex (también conocido como Blade).

primera edición de Street Sharks

Segunda colección

Llegamos al címax de la colección. La serie 2 de muñecos de Street Sharks apareció en 1995, cuando la serie de televisión se encontraba en pleno auge. En esta segunda colección se mejoró mucho la apariecia de los 4 hermanos Bolson mutados e introdujo a nuevos personajes secundarios de la serie de televisión. La calidad de los muñecos era muuuy superior y poseían muchas más articulaciones. Aquí fue cuando aparecieron los carismáticos Rox y Moby Lick, personajes secundarios de la trama. Por otro lado, de los 4 Street Sharks originales, el más beneficiado fue Big Slammu, al que le dieron una apariencia mucho más atractiva y perdió ese hocico extremadamente chato que tanto lo afeaba.

Segunda edición de Street Sharks

Tercera colección

La colección 3 salió al mercado cuando la serie de televisión estaba en plena decadencia, allá por el año 1996. Street Sharks había perdido hype y estaban condenados a desaparecer. Por si fuera poco, Mattel decidió lanzar una tercera línea de muñecos a la desesperada, intentando salvar el nombre de la marca. Sin embargo, tomaron decisiones nefastas que lo único que conseguirían sería enterrar más aún a los tiburones mutantes.

El packaging cambió por completo y se optó por eliminar las cajas de cartón decoradas y sustituirlas por unos blisters de plástico mucho más cutres. Los juguetes perdieron originalidad y calidad y el producto mostraba una apariencia mucho más mediocre.

Lo más remarcable de esta tercera serie de muñecos es el bueno de Mantaman, que sería el único objeto realmente interesante de la colección y el más codiciado por los fans.

Villanos

Mattel también comercializó los muñecos de los villanos más memorables de la serie. Por supuesto, estos no fueron tan populares como los juguetes de los héroes y no se vendieron tantos. Creo que los diseños de la mayoría de villanos no funcionan en formato juguete y ese fue uno de los puntos de su falta de éxito. Adquieren formas muy extrañas que no parecen nada atractivas para jugar con ellos… pero le echaremos un ojo igualmente.

Doctor Piranoid

El malo malísimo de la historia. No está mal del todo, pero es que si lo comparas con un monstruo marino mutante… ¡No hay color! Es normal que los niños prefiriéramos comprarnos a los tiburones mutantes y dejáramos a este tipejo maligno de lado.

Slobster

El mutante generado a partir de ADN de langosta no es demasiado atractivo, pero es entendible que a algún niño pudiera gustarle. En fin, le daremos un aprobado alto.

Slash

Sin duda este es el villano más original de Street Shark y el muñeco que, en mi opinión, mejor funciona de todos. Se trata de un mutante de pez espada. La nariz perforadora le da vueltas de verdad, y eso es un extra que enamoró a muchos niños. ¡Cuidado! ¡Que según la historia este tipejo posee ADN del mismísimo Gengis Khan! No me digáis que no es una maravilla que en una serie de niños cuenten algo así.

Killamari

Empezamos ya con los desvarios gordos. Estamos ante un mutante de sepia y su aspecto es cuanto menos raro. ¿No os parece que tenga algún cromosoma de más? A mí es la sensación que me da. Aún así tiene 4 brazos, lo cual le da un aire muy molón. Si nos metemos en la piel de un niño nos daremos cuenta de que no es demasiado funcional para jugar con él, pero supongo que podemos salvarlo y dejarlo con un aprobado raspado… más aún si tenemos en cuenta lo que viene a continuación…

Repteel

Este es un mutante de anguila eléctrica. De apariencia no está mal y el detalle de los dientes está muy conseguido. Sin embargo es tosco y no creo que encaje bien con el resto de la colección. Y mucho menos para que se enfrente a un Street Shark, con todas sus articulaciones… En fin, por lo que a mi respecta se queda con un suspenso alto.

Tentakill

Esto ya me parece un despropósito total, ¿Qué se supone que es esta cosa? ¿Cómo puede un niño jugar con esto? Es feo de cojones y no entiendo cómo pudieron meter semejante bodrio en la línea de juguetes Street Sharks. En fin, sin dudarlo le doy un suspenso merecidísimo.

tentakill street sharks

Creo que con esto podemos dar por terminado el viaje a través de esta mítica línea de juguetes fundada por Mattel. Me gustaría volver a insistir en que mucha de esta información está sacada directamente de mi cabeza ya que es difícil contrastar algunos datos. Si crees que me he equivocado en algo y puedes aportar información extra te agradecería que te manifestaras en los comentarios de esta misma página. Seguro que entre todos podemos poner en pie la historia de los Street Sharks.

Por último os recuerdo que podéis seguirnos en las redes sociales Facebook e Instagram.

¡¡¡Hasta la próxima Frikis!!!

Compartir

2 comentario en “Street Sharks – Serie de TV y juguetes

    1. Gracias por pasarte y comentar, Sergi. Sin duda, Street Sharks es una de las colecciones más icónicas de mediados de los 90 y para los que crecimos en esos años es difícil ver uno de estos tiburones mutantes y no emocionarse. ¡Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *