Muñecos de Pressing Catch de Hasbro de 1990

Muñecos de Pressing Catch de los años 90

Las navidades ya están prácticamente aquí y la televisión no para de bombardearnos con anuncios de juguetes. Podríamos hablar del bombardeo publicitario o del consumismo sin medida y sin sentido que se hace en estas fechas, pero en lugar de ello voy a hablar de un recuerdo que se me ha venido a la mente. ¿Recordáis los muñecos de Pressing Catch de los años 90? El programa de lucha libre por antonomasia pegó muy fuerte entre los niños a principios de los años noventa y, como os podéis imaginar, los niños pedían a sus padres que les compraran los muñecos de sus luchadores favoritos. Esto se acentuaba en navidad y raro fue el niño que no recibió uno de estos muñecos como regalo de reyes en aquellas fechas. De modo que hoy vamos a dedicar un artículo a estos míticos juguetes. ¡Vamos al lío!

Algunos muñecos de Pressing catch de la colección de principios de los 90

La emisión de Pressing Catch comenzó en 1990 en la cadena de televisión Telecinco. Por cierto, ese fue el nombre que se le dio en España, aunque originalmente la empresa era conocida como WWF (World Wrestling Federation) y, años más tarde, evolucionaría hasta la actual WWE (World Wrestling Entertainment). Durante los 4 años que estuvo en antena cosechó una gran popularidad, principalmente entre los más pequeños. No era de extrañar ya que la imagen de los luchadores dejaba huella en las mentes impresionables de los críos. Para que os hagáis una idea, yo nací en el 88 y cuando el Pressing Catch entró en mi vida por primera vez yo contaba con entre 3 y 6 años de edad. Pues bien, a pesar de esa temprana edad, aún conservo algunos recuerdos del programa. ¡Imaginaos cómo debió ser el impacto que me produjo!

Cabecera de Pressing Catch de Telecinco en los años 90
Así arrancaba el Pressing Catch en los 90

De acuerdo, son recuerdos vagos e imprecisos, pero ahí están. Acostumbraba a verlo junto a un primo segundo con el que mantenía una estrecha relación. Él era mayor y, por supuesto, le gustaba ver programas de TV para un público más adulto. De modo que yo me pegaba a él como un rémora y, de esa forma, conseguía visualizar contenido televisivo al que por mi edad no debería tener acceso.

Hay que decir que eran otros tiempos y no se cuidaba tanto lo que se emitía por televisión en horario infantil. Es más, casi toda mi infancia me la he pasado viendo programas, series de animación y jugando a videojuegos en los que la violencia era una constante. En fin, a lo que íbamos, Eso de que los niños pequeños viéramos Pressing Catch era algo bastante normal.

Mi luchador favorito, sin lugar a dudas, era el Último Guerrero, al que el gran comentador Hector del Mar le apodó «el hombre del baile de San Vito«. Lo veía con todos esos músculos, la cara pintada, esas tiras de colorines que le colgaban de los brazos y esa energía con la que subía al ring y zarandeaba las cuerdas y me quedaba flipado. Es más, una vez, simulando un combate con mi primo segundo, corté algunas gomillas y me colgué las tiras que resultaron de la boca, agarrándolas con los dientes para parecerme a él.

El último Guerrero
El Último Guerrero

En mi mente infantil aquellas gomillas eran como las tiras de tela que llevaba el Último Guerrero en sus brazos. A día de hoy puede parecer absurdo, pero en aquel momento me hacía sentir poderosísimo. Por cierto, el nombre Último Guerrero es una mala traducción de Ultimate Warrior. Su nombre auténtico debería ser el Guerrero Definitivo. Ahí queda el apunte de listillo.

Por supuesto, eso de las recomendaciones de «No intentes hacer esto en casa» nos lo pasábamos por el forro. Para ser sincero, ni siquiera estoy seguro de que ese mensaje se retrasmitiera en aquella época. La cuestión es que no era raro que jugáramos a emular las peleas del Pressing Catch y, como os imaginaréis, nuestro caso no era excepcional.

No es de extrañar que la salida al mercado de los muñecos de Pressing Catch supusiera un alivio para muchos padres. Los niños les pedíamos que nos compraran a nuestros luchadores favoritos. Para los padres era más costoso, pero al menos sabían que si nos compraban los juguetes jugaríamos con ellos y pasaríamos menos tiempo peleando (aunque fuera de mentirijilla) entre nosotros. ¡Mucho más seguro, dónde va a parar!

La colección de muñecos de Pressing Catch de los 90 fue lanzada al mercado por Hasbro. Si la memoria no me falla demasiado, el precio de cada muñeco rondaba las 1000 pesetas. Aunque creo que no todos costaban igual. Los que representaban a luchadores más populares eran un poco más caros.

¿SABÍAS QUE EN FRIKI STATION TENEMOS NUESTRO PROPIO PODCAST?

Los muñecos no es que fueran gran cosa, pero a nosotros nos encantaban. Eran algo toscos y el material no era demasiado resistente. De hecho no era extraño que se rompieran algunas de sus partes más pequeñas y frágiles, por ejemplo los dedos de las manos. En cuanto a detalles, no estaban mal. Eran un poco toscos, desproporcionados e incluso se podría decir que poco fidedignos. Pero aun así, con solo mirarlos, ya sabías a qué luchador representaba.

Esto se conseguía gracias a que cada luchador poseía una característica única que lo hacía diferente al resto y estos muñecos lo captaban a la perfección. Si veías a un tipo repeinado con smoking sabías que era «el Millonario» Ted Dibiase, el maromo de las gafas de sol enormes debía ser Macho Man, el de la serpiente al cuello no podía ser otro más que Jake Roberts… y así con todos.

El gaitero Roddy Piper reprsentado como muñeco de Pressing Catch en los años 90

Los blisters en los que vendían estos muñecos estaban muy currados. Venían decorados con fotos de los luchadores y, bajo el muñeco, aparecía su nombre. Una curiosidad más es que los nombres que aparecían en los blisters no eran los originales de los luchadores. En su lugar le pusieron los apodos con los que el mítico comentador deportivo Héctor del Mar les bautizó. De modo que si comprabas uno de estos muñecos en España podías leer perfectamente nombres como: el Barbero, el Cariñoso, el Serpiente, Estaca, etc. Puede resultar chocante si eres un fan acérrimo del wrestling profesional, pero la verdad es que en aquel momento los luchadores se hicieron populares, en parte, gracias a aquellos apodos y, por lo tanto, tenía mucho más sentido a nivel comercial cambiarle los nombres y llamarlos tal y como los conocía el público español.

En cuanto a sus características, todos los muñecos de Pressing Catch estaban articulados y poseían un ataque especial, lo cual permitía simular combates de un modo algo más complejo. Por ejemplo, el muñeco de Roddy Piper «el Gaitero» era capaz de hacer su famoso gancho. Por cierto, los movimientos especiales de cada uno también estaban indicados en los blisters.

Aunque, siendo sinceros, casi siempre nos olvidábamos de intentar hacer movimientos con ellos y los estampábamos los unos contra los otros, sin compasión. Por cierto, había una cosa que me encantaba hacer: simular que un luchador era lanzado por encima del ring y caía al suelo desde las alturas.

Lo pienso ahora y me llama mucho la atención cómo ha cambiado la visión de la lucha libre con el tiempo. En aquellos tiempos, ver algo así era inimaginable. De hecho los saltos desde el esquinero sucedían en contadas ocasiones y se consideraban momentos excepciones. Sin embargo, a día de hoy, no hay combate en el que no se ejecute alguna maniobra aéreo, pirueta, salto hacia fuera del ring, etc. Es más, si nos paramos a pensarlo, el movimiento especial de Hulk Hogan era una Leg Drop, un movimiento tan básico que a día de hoy el mero hecho de plantearlo como un finisher sería motivo de risa. Este tema daría para mucho, pero la evolución de la lucha libre no es de lo que os quería hablar hoy. ¡Así que vamos a centrarnos que me voy por las ramas!

Muñecos de Pressing Catch de Hasbro de 1990 en ring de juguete

Ya que os he confesado que me gustaba lanzar a los muñecos desde lo alto del ring, creo que lo más adecuado es que hablemos de ese complemento. El ring se vendía a parte y no dejaba de ser un trozo de plástico azul. Además, hablamos de un trozo de plástico del malo por lo que, a pesar de que incluía un título de campeón, era un artículo desproporcionadamente caro. La caja incluía unas cuerdas elásticas que se enganchaban en los esquineros, aunque conseguirlas montar era un trabajo muuuuuuy complicado. De hecho, lo normal era que la gente se acabara resignando y dejase las cuerdas sin montar. Es más, creo que nunca jugué en un ring de juguete con cuerdas.

Los muñecos de esta colección que más recuerdo son Big Boss Man (apodado El Poli Loco en España) con su atuendo de policía y su porra, Ted Dibiase con su esmoquin y su cinturón del millón de dólares, el Último Guerrero con sus colores vivos y su cara de politoxicómano y, por supuesto, el luchador más popular de la época, Hulk Hogan, que aparecía retratado con su inconfundible calva y su bigotazo rubio platino.

Había muchos más, aunque por supuesto yo no los tenía todos. Algunos de los más destacables que se me vienen a la cabeza son los hermanos Sacamantecas (el equipo más querido del momento), Jake Roberts el serpiente, el Macho Man Randy Savage, el Elvis Honky Tonk Man, los Demolition, Jim «Estaca» Duggan, Brutus Beefcake «el Barbero», el Sargento Slaughter, Roddy Piper «el Gaitero«, Rick Rude «el Cariñoso» o el mítico «Enterrador«.

Muñecos de Pressing Catch de la WWF de Jake Roberts, Brutus Breefcase el barbero, Jim Estaca Duggan, El poli loco Big boss man, Macho Man Randy Savage, uno de los sacamantecas y el hombre del millón de dólares Ted Dibiase

Por cierto, hace relativamente poco Mattel sacó una línea de muñecos nuevos que revivía el espíritu de los clásicos. Hablo de la colección WWE Retro Serie. Si no la conoces y te gusta la apariencia de los muñecos clásicos de Pressing Catch de los 90, estoy seguro de que te va a encantar. En la Retro Serie se intentó revivir esa visión tosca y un poco caricaturesca que mostraba la colección de los años 90 y, sinceramente, creo que lo consiguieron.

Básicamente, Mattel hizo una selección de los luchadores clásicos más icónicos. A estos se le unieron otros muchos contemporáneos y, a todos ellos, les dieron un aire retro. Se alejan mucho de las formas estilizadas y realistas que suelen tener las nuevas colecciones de muñecos de luchadores. Estos vuelven a los orígenes y la verdad es que, aunque algo así podría no haber acabado nada bien, Mattel ha conseguido un resultado muy remarcable. De hecho hay algunos diseños que me parecen simplemente geniales, por ejemplo el de Mankind.

A continuación te dejo algunas imágenes de los muñecos que más me gustan de la WWE Retro Serie y un enlace para que puedas verlos en la tienda, por si quieres pillar alguno:

WWE retro serie Mattel

Accede a este enlace para ver toda la colección:

Eso es todo los que os quería contar sobre los muñecos de Pressing Catch de los años 90. Sin duda son un recuerdo bonito. Y digo un recuerdo porque, al igual que me sucede con casi todos los juguetes que tuve, no conservo ninguno a día de hoy. ¿Y tú? ¿Aún tienes alguno guardado en alguna caja del desván? ¿O acaso los tienes expuestos en el salón de tu casa? Cuéntanos tu caso en los comentarios de esta misma página o en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Compartir

3 comentario en “Muñecos de Pressing Catch de los años 90

  1. Muy buen artículo, Adrián. El Pressing Catch fue una revolución en aquella Tele 5 que emitía dibujos animados y Humor Amarillo. A pesar de que no fui muy aficionado a los combates, sí que me chiflaron las figuras y tuve muchas, tantas que algunas ni las recuerdo. Se encontraban en cualquier bazar y su precio ayudaba a que se vendiesen como rosquillas. Aunque había algunas mucho más comunes que otras, como la del «Serpiente» que estaba por todos los lados, de hecho yo llegue a tener 2 o 3. Siempre se me partía el brazo donde llevaba el muelle jeje. Bueno, no quiero comentarte mucho más porque tenemos un proyecto inminente y prefiero reservar mis anécdotas.

    Saludetes!!

    1. La verdad es que eran muñecos muy rompibles XDDD. Sí, como dices mejor que guardemos las anécdotas para ese proyecto que comentas (seguro que nos queda un podcast muy molón jejeje). ¡¡¡Saludos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *