ghoulies

Los Ghoulies (1985) – Análisis, opinión y un repaso a la saga

No sabría muy bien como definir a esta película. Sin duda, Los Ghoulies no es ninguna obra de arte, pero sí posee esa magia que tienen muchas películas cutres que consiguen atraparte con sus historias absurdas y sus efectos especiales desfasados. El director Luca Bercovici fue el artífice de esta obra que llegó a los cines en 1985 y que, sorprendentemente, tuvo un notable éxito entre el público. En fin, no me voy a explayar demasiado en esta introducción y paso directamente a analizarla.

Echa un ojo al merchandising y demás productos de los Ghoulies disponible en la tienda:

¿Qué es un Ghoulie?

El monstruo utilizado en esta saga de películas recibe el nombre de Ghoulie. Este es un diminutivo de Ghoul, por lo que, para entender qué es un ghoulie, primero deberemos definir qué es un ghoul. ¡Vaya! La cosa se complica…

En el folclore árabe un Ghoul es un demonio necrófago, es decir, que se alimenta de carne muerta. Su menú favorito son los cadáveres humanos, por lo que todas sus historias rondan en torno a cementerios. De modo que podemos decir que un Ghoulie es lo mismo pero en tamaño reducido, es decir, como un Ghoul de bolsillo.

Viendo la película hay cosas que nos cuadran. Por ejemplo, los Ghoulies surgen de un ritual satánico o algo así , por lo que podemos identificarlos como demonios. Sin embargo, durante la película nos damos cuenta de que no se alimentan de carne muerta. Vemos como los Ghoulies no dudan en atacar a los humanos vivos con sus bocas llenas de dientes afilados. De modo que podríamos decir que estos Ghoulies, a diferencia de los Ghouls tradicionales, no son necrófagos y se alimentan de carne humana fresca.

En cuanto a la apariencia de los Ghoulies, podemos diferenciar dos tipos. Los primeros son peludos y nos recordarán a unas ratas abotargadas y deformes. Si te gusta Pokémon, imagínate a un Raticate medio calvo y lleno de tumores. El segundo tipo de Ghoulies parecen ser seres anfibios. No tienen pelo y su piel es resbaladiza. Yo definiría a este tipo de Ghoulie como un ñordo con garritas al que se le abre una boca llena de colmillos en la región donde se ubica su cabeza. Mi percepción no debe estar muy desencaminada, pues en el póster de la película se mostraba a uno de estos seres saliendo de un báter…

Por estas cosas siempre hay que mirar antes de sentarse en un báter

Impresiones después de ver Los Ghoulies

Los Ghoulies es una película que va descaradamente al rebufo del éxito que tuvieron otras películas de un genéro que podríamos definir como invasión de pequeñas criaturas (small creatures movie) o directamente película de monstruitos. Claramente fueron los Gremlins los que iniciaron el género y su éxito abrió la veda para que otros directores intentaran emular su fórmula. De este modo surgieron varias historias similares en las que se utilizaron criaturas de diferente índole, desde bestias del espacio (los Critters o Payasos asesinos del espacio exterior) hasta muñecos asesinos dotados de inteligencia militar (Pequeños Guerreros).

Sin embargo debo admitir que me esperaba otra cosa de esta peli. Veréis, por las imágenes que había visto pensaba que el guión de los Ghoulies se ajustaría a la típica película de invasión de pequeñas criaturas. Es decir, que respondería al patrón en el que un grupo de monstruitos asedia a un grupo de personas que se refugia en el interior de un lugar determinado. Sin embargo, la historia se aleja bastante de esa línea. Es más, los Ghoulies en esta película (al menos en la primera entrega de la saga) no tienen un gran protagonismo. La historia gira en torno a la influencia de un hechicero maligno y a cómo la magia corrompe al protagonista, quedando los monstruitos que a priori parecen los protagonistas, relegados a un segundo plano.

los ghoulies
«¡Camarero! ¡Otro chupito de absenta!»

En fin, es una historia con muchos factores. Hay criaturas malvadas sedientas de sangre, hay magia negra, hay un muñeco de payaso que se mueve solo a lo Poltergeist e incluso hay un zombi que se levanta de su tumba para acabar con un ritual maligno que se le había quedado a medias cuando se encontraba con vida.

En fin, la película es entretenida, aunque es bastante previsible y no es para todos los públicos. Tienes que enfrentarte a ella con la mente abierta y quizás necesites un entrenamiento previo para evitar sentir que te estás ahogando en mierda. Recomendarla es una decisión complicada, así que mejor toma toda la información que te he dado, valóralo tú mismo y decide si le das una oportunidad o no a Los Ghoulies.

Sinopsis

En esta parte del artículo puedes encontrar algunos spoilers, así que si no deseas leerlos será mejor que vuelvas a la web de Friki Station.

El protagonista de la historia es Jonathan, un joven que se salvó por los pelos de ser sacrificado cuando solo era un bebé en una especie de rito satánico o misa negra… o algo así. Su rescatador fue un hombre misterioso que formaba parte del ritual. Sin embargo, en el último momento decidió que sacrificar a un niño era un acto demasiado cruel, por lo que se sublevó contra el resto de la logia. La cuestión es que consiguió sacarlo de allí y, en el proceso, el brujo que orquestaba el ritual murió. El misterioso salvador decide criar a Jonathan como si fuera su hijo, aunque según parece le da pereza irse demasiado lejos y decide instalarse en la misma casa donde lo rescató.

Jonathan crece y comienza a descubrir cosas por la casa relacionadas con el ritual que casi le cuesta la vida. Empieza a obsesionarse por ellas y aflora en él un lado oscuro que lo lleva a juguetear con la magia negra. Al final todo se lía. Realiza una serie de invocaciones gracias a las cuales despierta a unos demonios llamados Ghoulies, a unos enanos que no me quedó demasiado claro qué pintaban allí e incluso resucita al brujo que quería matarlo cuando era un bebé.

Por supuesto, para celebrar su comunión con la magia negra, Jonathan decide hacer una fiesta a la que invita a todos sus amigos y, como no podría ser de otra forma, la cosa de desmadra a lo bestia.

ritual the ghoulies
Ese momento en que estás de fiesta en una casa rural y alguien dice: «Tengo una idea. Hagamos un ritual satánico»

Hasta aquí llega todo lo que os puedo contar sobre Los Ghoulies. Si queréis saber en qué acaba, tendréis que verla vosotros mismos.

Secuelas de Los Ghoulies

En total, la saga de Los Ghoulies cuenta con la película original y 3 secuelas más. Es decir, un total de 4 películas. A diferencia de lo que se suele decir, me gustan más las secuelas que la original. El principal motivo es simple: en las secuelas los Ghoulies tienen más protagonismo.

Además, las historias que cuentan estas secuelas me resultan más frescas, originales y entretenidas que la original. Por ejemplo, en Ghoulies 2 la historia se desarrolla principalmente en la casa del terror de un parque de atracciones. Esto origina situaciones muy divertidas que se desarrollan en una ambientación tremendamente llamativa. Y como os imaginaréis, en Los Ghoulies van a la universidad (la tercera parte de la saga) la cosa se desmadra aún más y la historia se vuelve todavía más absurda y cachonda. Incluso se le da un toque ligeramente erótico a algunas escenas.

Recuerdo por ejemplo un momento en que un grupo de Ghoulies se disfraza con una gabardina para hacerse pasar por un humano y acechan a una muchacha que se está tomando una ducha. ¡Esa parte es simplemente brutal! El paso de la saga del terror al humor es más que evidente y, la verdad, es una transición que se agradece, ya que nadie ve una de estas películas esperando encontrar una trama seria y trascendental. A mi al menos me agradó enormemente el cambio.

Por cierto, a los largo de la saga los Ghoulies van cambiando. No solo su apariencia, que se ve mejorada con el paso de los años, sino también su forma de comunicación. En la primera entrega, los Ghoulies solo eran capaces de proferir grititos y gruñidos. En la segunda pasan a maullar como los gatos. Y ya en la tercera comienzan a ser capaces de balbucear e incluso hablar de una forma un tanto errática pero comprensible.

En resumen, bajo mi punto de vista las secuelas le dan 10 vueltas al título original y recomendaría a alguien que quisiera iniciarse en el mundo de los Ghoulies que se dirija directamente a ver la segunda parte (mi favorita de la saga).

Remake de los Ghoulies

ghoulies remake

Precisamente, hace bien poco, el director de esta película, Luca Bercovici, preguntaba a los fans si les gustaría ver un remake de los Ghoulies. Por supuesto, hubo legiones de enfermos que contestaron que sí. Sin embargo Luca no tiene medios para hacerla (los derechos pertenecen a Sony Pictures, entre otras cosas), de modo que pidió a esos mismos fans que manifestaran su interés por los Ghoulies por las redes sociales, que escribieran peticiones de volver a ver a los Ghoulies en el Facebook de Sony e incluso que escribieran al correo corporativo de esta compañía.

La idea de Luca es reiniciar la saga desde 0 y no continuarla con un Ghoulies 5. En fin, habrá que esperar a ver si la idea cuaja. Por si eres de esos que quieren volver a ver a los Ghoulies, aquí te dejo el correo de Sony Pictures para que les escribas y les supliques que gasten su dinero en estos monstruitos tan salados: spotlight@email.sonypictures.com.

¡Esperemos que haya suerte con las medidas de presión!

Con esto terminamos esta entrada sobre Los Ghoulies. No olvides dejarnos tu comentario e impresiones, nos encantará leerte e interactuar contigo. Para ello solo tienes que dejarnos algún comentario en cualquiera de los artículos de nuestra web Friki Station, contadnos qué os parecen nuestros podcast en Ivoox o hablarnos directamente a través de nuestras redes sociales: Facebook Twitter.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *