historias corrientes

Historias Corrientes – ¿Por qué deberías ver Regular Show aunque seas un adulto?

El otro día, sin ningún motivo aparente, se me vino a la mente el final de Historias Corrientes. No tiene ninguna explicación, simplemente es una serie que me flipa y esas imágenes de Mordecai y Rigby luchando contra el villano de la serie aparecieron sin más. Entonces me di cuenta de que el aniversario de la emisión del último capítulo de Regular Show estaba muy cerca. Por supuesto, me dije a mí mismo: «Debería escribir un artículo explicando por qué Historias Corrientes significa tanto para mí». De modo que allá voy. Me lanzaré e intentaré explicar cómo es que esta serie, a priori infantil, llegó a engancharme y a convertirme en un auténtico fan.

¿Qué es Historias Corrientes?

Empecemos con los datos técnicos de la serie, aunque pasaremos rápido porque no me interesa demasiado este apartado. La idea original de Regular Show fue desarrollada por el animador J. G. Quintel para la productora de animación Cartoon Network, para la que había trabajado anteriormente en series como Camp Lazlo o Las maravillosas desventuras de Flapjack.

Se estreno allá por 2010 y ha tenido un total de 8 temporadas que suman nada más y nada menos que 261 episodios. A estos hay que sumarle una película titulada «Regular Show: The movie«. Su emisión fue dada por finalizada el 16 de enero de 2017 con el estreno de su capítulo final.

¿SABÍAS QUE EN FRIKI STATION TENEMOS NUESTRO PROPIO PODCAST?

¿Cómo conocí a Historias Corrientes?

Recuerdo que la primera vez que me topé con Regular Show fue hace unos 7 años. Yo trabajaba con asesor web de contenido multimedia y tenía que analizar búsquedas que realizaba la gente junto con los resultados que el buscador lanzaba en la sección de imágenes. ¿Imagináis cuál fue la búsqueda que tube que analizar ese día? Pues me llegó algo así como ‘Skips de Historias Corrientes‘.

Skips de Historias Corrientes

De modo que en mi pantalla apareció lo que yo creí que era un gorila blanco y musculoso a más no poder y pensé: «Qué cojones es esto y por qué me gusta tanto el estilo de dibujo que veo?». Indagué un poco y descubrí de dónde procedía este personaje. Prácticamente enseguida me puse a buscar capítulos de Historias Corrientes por Internet.

Lo primero que llamó mi atención fue su estilo de dibujo. A simple vista parece muy infantil, pero en cuanto te fijas te das cuenta que hay muchos detalles que le dan un gran trasfondo a esa imagen surrealista y loca que representan.

Cuando visualicé el primer episodio mi mente explotó. Rigby y Mordecai son dos gandules de lo más superlativo que puedas imaginar, pero los muy jodidos caen bien. En los primeros minutos de la serie aparecen practicando lucha libre en su habitación, zurrándose contra un muñeco que, casualmente, se parece mucho al mítico luchador Hulk Hogan. Por supuesto, acababan liándola, mosqueando en el proceso a su jefe Benson y, para solucionar las cosas, acababan embarcándose en una aventura que empeorará aún más las cosas. La cuestión es que, al final, acababan saliéndose con la suya.

Mordecai y Rigby HUOOOOOO!
El mítico grito de complicidad de dos amigos

Y esa es la dinámica de Historias Corrientes, configurándose los capítulos en una serie de aventuras que nada tienen de corrientes. Esa ironía en su título ya nos hace imaginarnos por dónde van a ir los tiros de la serie.

Seguí viendo alguno capítulos, pero la enfermedad llegó cuando descubrí que Historias Corrientes estaba siendo emitida por Boing. Para que os hagáis una idea hasta qué punto llegó la cosa, no era raro que hiciera zapping, apareciera Regular Show y, tanto yo como mi novia, alzáramos los brazos arriba y gritáramos al unísono: “Wuooooooooh!!!”. (Si nunca habéis visto la serie no lo entenderéis jejeje).

¿De qué trata Historias Corrientes?

PERSONAJES DE rEGULAR SHOW

Entremos un poco en la trama y expliquemos la sinopsis de Regular Show. Básicamente nos vamos a encontrar con dos gandules llamados Mordecai (un pájaro azulejo azul) y Rigby (un mapache) que trabajan en un parque. El parque parece ser un gran complejo de ocio que cuenta con campo de golf y ellos realizan labores de mantenimiento en él.

Todo parece sencillo y, como aventura su título, corriente. Sin embargo Mordecai y Rigby son unos liantes de los buenos y, por si con ellos mismos no fuera suficiente, en su camino se cruzarán con multitud de personajes pintorescos que lo empeorarán todo un poco más.

Este cóctel desemboca en un continuo de aventuras surrealistas que nos llevarán a situaciones de lo más absurdas que puedas imaginar, todo ello contado de un modo único que analizaremos en breve.

Personajes

Una de las clave del éxito de Historias Corrientes son sus personajes. Constituyen una amalgama de lo más pintoresca y, aunque a priori puedes pensar que una mezcla así no puede funcionar en la vida, realmente muestran una gran sinergia de grupo.

Rigby

Rigby es un mapache más flojo que un poyete e infantil como él solo.

Es un holgazán profesional, adicto a los videojuegos, a las bromas, al escaqueo y, sobre todo, a dormir. En definitiva, es un irresponsable, pero de esos que caen bien. Todas estas cualidades sacarán de quicio a su jefe y hará que su entorno más cercano se meta en líos bastante a menudo.

Mordecai

Un azulejo azul que, aunque también es un tontaina infaltil, parece que es algo más responsable que su compadre Rigby.

Sin embargo, eso no quita que se deje influenciar por él constantemente. Y no solo eso, sino que a veces será el propio Mordecai el que incite a Rigby a hacer lo que no debe. En cualquier caso, es el complemento perfecto del mapache y retroalimenta su estupidez e ingenuidad constantemente.

Benson

benson de historias corrientes

Una máquina dispensadora de chucherías que hace de jefe del equipo encargado del mantenimiento del parque en el que trabajan. Es el típico empleado perfeccionista, de los que parecen que van a heredar la empresa en que trabajan, y se emplea al 100% en sus que haceres. Mordecai y Rigby lo sacarán constantemente de sus casillas con sus torpezas y Benson intentará ponerles las pilas amenazándolos con despedirlos (cosa que, por supuesto, nunca cumple).

Por cierto, le encantan los vídeos de gatitos de internet.

Pops

pops de historias corrientes

Un señor anacrónico con un predominante cabezón, bigote y chistera.

Es súper educado, rechaza todo tipo de violencia o confrontación y es sensible como él solo. Básicamente se dedica a ir repartiendo bondad y buen rollo entre todo el que se cruza en su camino.

También es el hijo del dueño del parque y forma parte del grupo de empleados. En un principio parece no ser un personaje con un rol demasiado importante, sin embargo, los auténticos fans sabemos que (y cuidado que aquí va un gran SPOILER) es un ser determinante para la continuidad del universo.

Skips

skips de regular show

Cuando lo vi por primera vez pensé que era un gorila albino hipertrofiado. Sin embargo, resulta que skips es en realidad un yeti.

Y no sólo eso, también es un chamán que no dudará en utilizar su amplia sabiduría y sus conocimientos mágicos para ayudar a sus compañeros. ¡Ah! Y por si todo eso fuera poco, también es inmortal.

En definitiva, Skips es seguramente el más complejo, misterioso y místico de los habitantes del parque. Y precisamente será gracias a él que el grupo consigue contactar con otros seres mitológicos como la propia Muerte.

Musculitos y el Fantasma Chócala

musculitos y el fantasma chócala

Es difícil definir a este par de individuos.

Digamos que Musculitos es un ogro verde… Algo así como Shrek, pero en bajito. Es rechoncho, un poco guarrete y se auto define como el rey de las bromas pesadas. Le encanta ir por la vida haciéndole a la gente preguntas absurdas a las que responde con un: ¡¡¡MI MADRE!!! (Por ejemplo: ¿sabes quién va a leerse este post entero?… ¡¡¡MI MADRE!!!).

El mejor amigo de Musculitos es el Fantasma Chócala. Viven juntos en una caravana cochambrosa dentro del parque y no se separan jamás. Quizás sea el menos relevante de los personajes principales, pero mola un montón. Es un fantasma de pequeño tamaño con una mano que le sale de la frente. Su función principal es la de chocar los cinco con Musculitos cada vez que este hace una de sus bromas.

¿Por qué deberías ver Historias Corrientes?

Esta serie de dibujos animados es igualmente disfrutable por un niño pequeño, por un adolescente o por un adulto de 30 o 40 años, así que no tengas miedo a decir que te gusta.

Existen muchos factores por los que podría recomendarla. El primero es por su contexto visual. Regular Show nos va a transportar a la época dorada de las recreativas y los videoclubs. Sus historias tienen una gran inspiración en la cultura popular de los 80 y los 90, y eso lo vamos a ver reflejado en sus temáticas constantemente.

Un ejemplo claro lo vemos en uno de sus arcos argumentales: ‘La guerra de los formatos‘. En esta parte de la historia se representa una épica batalla entre los formatos audiovisuales clásicos (betamax, 8 pistas, lector de disquetes, laserdisc…) y las nuevas fuerzas constituidas por los formatos más modernos (DVD, BlueRay, Streaming…). Por ahí también aparece La Antigua Orden del VHS, pero sólo son una panda de haters cutres cuyo único objetivo es destruir el último Laserdisc. Puede parecer una ida de olla, pero la forma de representar y formular una historia en la que entren en juego todos esos formatos audiovisuales con los que hemos crecido es magistral.

La guerra de los formatos (format wars)
La Guerra de los Formatos (Format Wars)

Conceptos como este no son raros en Historias Corrientes y, como puedes ver, se aboga a la nostalgia de una manera casi constante. Las alusiones a un tiempo pasado mejor son continuas y las referencias a películas, videojuegos, costumbres y objetos del siglo pasado aparecen en casi cualquier capítulo con el que nos encontremos. Esa es la baza que juega Historias Corrientes para ganarse al público más adulto. De hecho, si te paras a pensarlo, parece que la serie haya sido creada precisamente para ellos. A mí al menos es la sensación que me da. Quizás, incluso haya adultos que obliguen a sus hijos a ver la serie solo para excusarse y no tener que confesar que les encanta. ¿Eres de ellos? Si es así, ¡confiesa!

La música es otro de los puntos fuertes de la serie y, como no podía ser de otra forma, la influencia de tiempos pretéritos vuelven a aflorar. Es ochentera a más no poder y nos deleitará con unos ritmillos muy curiosos que nos incitaran a movernos a su son. Tal es la calidad de sus temas que incluso hay una lista de reproducción en Spotify con todos ellos. Te dejamos el enlace aquí mismo para que tus oídos lo flipen:

El siguiente punto a favor lo pondría en el lenguaje que utilizan sus personajes. Hablan de un modo totalmente natural y creíble. Ves a Mordecai y a Rigby hablando de estupideces, gastándose bromas tontas continuamente y utilizando frases hechas y juegos de palabras que no tienen sentido alguno y piensas: «joder, son igual de gilipollas que yo cuando hablo con un amigo».

Y hablando del lenguaje, también hay que destacar los nombres de los personajes secundarios. No puedo escuchar el nombre de Pony Fiestas o Arbolito McÁrbol sin reírme. Son conceptos simples, pero geniales al mismo tiempo, y ese tipo de tonterías son las que me hacen disfrutar de un momento de relax. Por cierto, que sepáis que Arbolito McÁrbol fue el culpable de que mi novia y yo bautizáramos con el nombre de Palmerito McYuca a un pequeño brote de yuca que teníamos plantada en una de las macetas de casa. Por supuesto, antes de bautizarla, le pegamos unos ojos de juguete que teníamos a mano (¿A quién creéis que estáis leyendo?).

Pero sin duda, lo mejor es la complicidad que transmiten todos los integrantes de la serie. Sientes el buen rollo que fluye entre el equipo del parque. Y no solo eso, sino que también sentirás los malos rollos y el incordio generado entre nuestros protagonistas y los personajes que se cruzan en su camino. Existe un auténtico «feeling» entre esos dibujos animados que ves en pantalla y, por un momento, piensas que esa relación traspasa la ficción y se hace real.

De hecho, eso es exactamente lo que me lleva al siguiente punto de mi análisis.

La amistad de Mordecai y Rigby

Existe una amistad real entre Mordecai y Rigby. Con esa simple oración podría resumir lo que pretendo expresar, pero me explicaré mejor. Historias Corrientes es una oda a la amistad. Ni más ni menos. Y el mayor mensaje que nos transmite es el valor de la verdadera amistad.

Y cuando digo verdadera amistad no me refiero a esa ñoñería de los amigos que nunca se fallan. Para entender Historias Corrientes tenemos que olvidarnos de esas tonterías de las amistades modélicas e infalibles. Algo así no existe en la realidad y justamente será esa la idea que veremos reflejada en esta serie.

Las personas somos egoístas y siempre vamos a acabar fallando a los que tenemos cerca. Todos ellos nos importan, sí, pero las costumbres tienen más fuerza que el raciocinio. Hay muchos ejemplos de esto que os digo, la mayoría representados por Rigby. No es raro ver como con su holgazanería saca de quicio a su jefe Benson y sus compañeros tienen que cargar con sus errores. Y no solo eso, sino que además muchas veces se olvida de lo importante que es su mejor amigo Mordecai y actúa en su propio interés, dejándolo totalmente de lado.

Obviamente Mordecai, aunque es mucho más paciente y maduro que Rigby, acaba cansándose de él y los enfrentamientos surgen de manera puntual, haciendo recíproco ese egoísmo. Sin embargo, de una forma u otra, las aguas siempre vuelven a su cauce y la amistad persiste por encima de todas las tempestades.

Y justo ahí es donde reside el auténtico valor de la amistad, en saber ver las deficiencias de nuestros amigos, sus imperfecciones y, en definitiva, sus taras más grandes. Y lo más importante de todo, no obviarlas y dejarlas de largo, sino enfrentarse a ellas y lidiar con sus efectos. Solo así se consiguen forjar las auténticas amistades, las que son más férreras que el acero de Ánduril (Alerta: gracieta solo comprensible para los frikis de El Señor de los Anillos XD).

El final de Historias Corrientes – Sin demasiados Spoilers

Es difícil hablar sobre algo sin revelar detalles. Voy a intentarlo. Pasaré sobre la secuencia de capítulos finales de la serie de puntillas, sin profundizar más allá de lo necesario, pero no prometo nada.

historias corrientes final show

En el arco argumental final de Regular Show descubriremos que uno de los integrantes del grupo de mantenimiento del parque en que trabajan es un ser esencial para la supervivencia del universo en su totalidad. Así, tal cual. Por supuesto, existe un personaje (cuyo nombre no desvelaré) que hace las veces de némesis y que, con todo descaro, nos recordara a Darth Vader de la saga Star Wars.

Para entender esta locura, quizás sea necesario explicar que previamente el parque fue encerrado en una cápsula (¿es cosa mía o algo así recuerda un conocido clásico de Stephen King? Como os digo, las referencias a la cultura Pop son constantes). Posteriormente, se descubrió que la cápsula constituía una especie de artilugio espacial que puso al parque en órbita y lo llevó hasta una estación espacial que lucha contra el mal del universo.

Ahí es justo donde interviene el gran villano de la serie, un ente dispuesto a destruir el universo y resetearlo por completo, haciéndolo llevar a su punto de origen. Hablando de esto, son obvias las referencias a la teoría físico-cuántica de que el tiempo es cíclico, es decir, que no es más que un bucle que se repite una y otra vez, contando siempre la misma historia.

Nuestros héroes lo intentarán detener y hacer que el universo siga su curso. Por supuesto para ello tendrán que enfrentarse al malo malísimo y, lo mejor de todo, es que la historia se solapa con uno de los arcos argumentales más memorables de Historias Corrientes y del cual ya hemos hablado anteriormente: La guerra de los formatos. De modo que los enemigos más poderosos del universo se reúnen y, para combatirlos, los héroes del parque contarán con la inestimable ayuda de todos los amigos que han convertido en sus aliados a lo largo de sus aventuras.

Robot aliado de la batalla final de historias corrientes
El robot de combate formado por todos los aliados de los protas de Historias Corrientes para hacer frente al villano final de la serie

No contaré detalles, pero os aseguro que la batalla es cruenta y hay bajas en ambos bandos. Como podéis ver, todos los elementos están dispuestos sobre el tablero para asegurar un final lacrimógeno. Y eso es justo lo que tendremos. Después de toda esta demencia audiovisual puede que lo que menos te esperes sea un final emotivo y tierna que haga que se me pongan los pelos de punta tan solo con recordarlo, pero eso es lo que nos dará Historias Corrientes en el final de sus andanzas.

Como veis todo tiene sentido. Al menos en la cabeza de un perturbado. No os diré si la amistad se sobrepondrá al auténtico mal o si sucumbe en el intento. Lo único que os puedo decir es que la verdad más cruel de hace patente en esta historia y el tiempo no frenará su avance inexorable hacia el verdadero final de todos nosotros.

Mordecai y Rigby en la batalla final de hsitorias corrientes
Las caras de Mordecai y Rigby en el final de la serie lo dicen todo…

En fin, puede que me haya venido un poco arriba hablando de Historias Corrientes, pero es que verdaderamente pienso que es una auténtica obra maestra de la ingeniería de la animación contemporánea. No sé cuál será vuestra opinión al respecto de Regular Show. Puede que os parezca una simple serie infantil más y no coincidáis conmigo, pero desde luego estaré encantado de leer vuestros comentarios en esta misma página o en las redes sociales de Friki Station.

Espero que os haya gustado y nos vemos en la próxima. ¡Hasta la vista Frikis!

Compartir

3 comentario en “Historias Corrientes – ¿Por qué deberías ver Regular Show aunque seas un adulto?

  1. – ¿Sabes quién se ha leído el artículo entero?
    – ¡¡Mi madre!!

    En serio, voy a probar a verla a ver qué tal.

    1. ¡Ya vas tarde! Antes la ponían en Boing (canal a priori infantil en el que se pueden encontrar bastantes series de animación contemporáneas como esta, Gumball o Dragon Ball Super) y era muy fácil de encontrar y seguir. Creo que ya dejaron de emitirla, así que tendrás que indagar un poco por la red.

  2. ME ENCANTÓ ESTE ARTICULO!!! yo amo regular show y siento que debería estar en netflix para que muchos puedan tener acceso de una forma más fácil, es una serie que todo el mundo debería ver. Siempre le insisto a mi hermano para que la vea y me ignora, lo pondré a leer este articulo a ver si así se convence!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *