ajust de cuentas en el mandaloriano

El mandaloriano. El ajuste de cuentas.

Análisis del capítulo 7: el ajuste de cuentas.

Aúnque comience repitiendo patrones nos alegramos de ver de nuevo a nuestro bowie preferido. Y digo lo de repitiendo patrones puesto que no es algo puntual en El mandaloriano, sino que les gusta hacer guiños a lo largo de la serie y el capítulo. Ya es un clásico. El mandaloriano: ajuste de cuentas comienza con una misión de dudable veracidad: una llamada de socorro al estilo princesa Leia en la película de Star Wars una nueva esperanza.

Habéis notado que he nombrado a los bowie. Y es que lo hacen durante este capítulo, siendo una de las primeras alusiones a la raza de nuestro querido bebé y anciano maestro Jedi. Aunque parece que para saber más tendremos que esperar nada nos impide elucubrar. ¿De dónde vienen ellos y sus poderes? Mejor sigo otro post para no desviarme del tema principal de El mandaloriano: ajuste de cuentas (capitulo 7).

Cualquier sitio no es bueno para acampar, Mando.

Estamos acostumbrados en las películas de Star Wars anteriores a ver enfrentamientos entre ejércitos completos o parciales con maquinaria de guerra de gran potencia, de modo que entre ellos se volatilizan con relativa facilidad.  Pero ver lo que uno solo de éstos aparatos, o unidades de élite, son capaces de hacer en solitario es algo realmente estimulante para ponerlos en contexto de la fuerza del otrora derrocado y todopoderoso Imperio. En este capítulo podemos ver cómo unos soldados de asalto de élite ponen en jaque al consabido y experimentado mandaloriano Mando. Un ejemplo de esta fuerza se pudo ver ya en el capítulo 4 de El Mandaloriano: El Santuario Dónde vimos el terror que puede causar un AT-ST en una población desprotegida.

Por último debo destacar un final subrayable porque, en mi humilde opinión, es el primero que de forma importante maneja nuestras emociones y nos provoca una sed enorme de ver el siguiente. Una escena definitiva que nos deja con ganas de entrar en la pantalla y poder hacer algo más que mirar.

Quizás sean arrebatos de un viejo y loco soldado de choque rebelde….

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *