rise of skywalker

Star Wars IX: El ascenso de Skywalker. Análisis.

En este análisis revisaré los aspectos más importantes de Star Wars IX: El ascenso de Skywalker, la novena película de Star Wars (según el orden de trilogías). Este análisis tiene spoilers, repito, tiene spoiler. Así paren de leer aquellos que aún no la hayan visto. El que avisa no es Sith.

¿Ya está?¿se acabó?¿ya no habrá más películas de Star Wars? No os preocupeis, porque vereis que al igual que les ha gustado explotar las ideas de siempre algo de contenido han generado, nos guste o no, para que los grandes ejecutivos que nos encandilan con ideas espaciales puedan seguir exprimiendo nuestra sed de naves y sables laser. Por supuesto un review completo podría llevarse a cabo en más de un artículo, porque nada mas hablar de los cambios de las líneas argumentales como consecuencia del cambio de director podría dar para un post completo. Por ello aquí incluiré tan sólo lo que a mi juicio destaca. En mi humilde opinión ésta es la mejor de las tres para los que nos gusta el estilo antiguo y rápido, estilo de acción. He hablado. Para el que quiere ver nuevas tendencias e ideas originales, sin lugar a dudas, Los Últimos Jedi y no El ascenso de Skywalker es la suya (aparte de las tres originales, por supuesto). Espero que tengáis opiniones diferentes, pues para gustos los colores. Sino esta galaxia no sería divertida.

La película empieza con un spoiler realmente poderoso, al nivel de los midiclorianos de Yoda. Los muertos hablan. Y es que no es para menos puesto que la solución a la mitad de los problemas de la película no son capaces de proveerlas los vivos y la deben de ejercer los muertos. Un ejemplo de ellos es cuando Rey podría sacar la X-Wing del mar ella solita. Pero, puesto que se trata de una película llena de guiños para los nostálgicos, supongo que era inevitable que la sacase su maestro Luke, como Yoda en Dagobah.

el ascenso de skywalker

Para las primeras escenas se acierta mostrando a un consumado y cruel Ben Solo que masacra a una población para conseguir sus objetivos sin piedad alguna. Por fín muestra una actitud inequívocamente Sith. Éstas escenas las hace siguiendo el ejemplo de su abuelo Anakin, en El ataque de los clones, cuando se venga por la muerte de su madre de los moradores de las arenas. Me alegra por fín ver el lado oscuro que vieron Snoke y Luke en su momento.

Llega a su objetivo: el no muerto emperador Palpatine. Darth Sidious. Aquí queda patente que los nuevos guiones no se contemplan y se va a hacer acopio de todos los personajes que han salido a lo largo de la saga. Guiño tras guiño los guinistar y director no han querido jugársela ni un poquito y nos han dado elementos que nos gusten sin parar. Aunque discrepo con detalles como que Leia regresase del espacio con su poder en la anterior película, he de aceptar que no estaba carente de inventiva. Eso en parte me gustaba y es algo por lo que el Ascenso de Skywalker no destaca.

Aunque ya lo ha demostrado, Rey no necesita ningún tipo de entrenamiento, tal es su poder, pero me gusta ver cómo se esfuerza de mano de su nueva maestra. ¡Se suponía que Anakin era un superdotado y hasta él tuvo que entrenar! La cual se ve que se sacó su título de Jedi bajo la tutela de su hermano Luke. No tengo conocimiento de que haya justificación o mención a éste enternamiento Luke-Leia antes, pero quizás me podáis alumbrar el camino hacia la sabiduría.

Otra nueva propuesta que hubo en la anterior película fue la aparición de un personaje que podía tener cierto protagonismo y que no tenía poderes. Un personaje ue no cubría de esperanza a todos los que no sabemos hablarle a los midiclorianos. Sin embargo, se ve que a J. J. Abrams le sobran personajes y ha decidido dejar a la actriz Bai Ling en un segundo o tercer plano. Que personajes, en apariencia comunes y sin poderes ni características especiales más hallá de su valentía, pudieran destacar en la lucha contra La Primera Orden era prometedor. Claramente las 2 horas y 22 minutos de duración de la película ya iban bastante apretadas. En realación con esto es el ritmo frenético que lleva. No ha dado tiempo a lamentar la pérdida de un personaje querido, cuando te dicen que: ¡anda, pero si se ha salvado! Creo que una película con ritmo algo mas pausado que sepa exprimir la grandeza de Jhon Williams podría habernos llegado a nuestro tierno corazoncito. Pero no había tiempo para eso, demasiado que mostrar. O arreglar del director anterior, depende de con quién hables. Como siempre Jhon Williams destaca.

Aunque para emociones, el pálpito que tiene Finn. Cuando anulan su objetivo en el ataque final, una corazonada le indica hacia dónde deben dirigir el ataque. Y por un simple impulso todas las esperanzas de la rebelión se tornan. ¿O puede ser que los midiclorianos también hablen a nuestro ex – stormtrooper? Ya en El despertar de la fuerza, y con un sable en la mano daba que pensar. Con lo que, sabiendo que la única persona que conoce la fuerza cercana a él, no sería muy alocado pensar que eso es lo que quiere contar en secreto a Rey. Esos momentos incómodos en los que delante de Poe Dameron no quiere contar su secreta conexión…

Como siempre, las escenas de batalla entre naves espaciales no deja de ser apasionante y, si la viste en un cine envolvente como yo, pudiste babear con esos maravillosos efectos especiales que Star Wars siempre nos brinda. Impresionante.

Por último algo que me sorprende. La facilidad con la que la Estrella de la Muerte puede ser escalada por Rey en escala de tiempo relativamente pequeña. Si tenemos en cuenta qué algunas comparaciones la asemejan al planeta Ceres. Lo cual quiere decir que podría tener un diámetro de entre 300 y 900 km, llegar a un punto en concreto no es cuestión de una hora escalando. Lo que me lleva a suponer la existencia de nuevos poderes. Quizás Rey utilice la fuerza para moverse mucho más rápido o teletransportarse. ¿O que piensan ustedes?

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *